Cargando...
La feria gastronómica más importante de Latinoamérica
Lima – Perú
85
13.07.2015

¡Se nos viene un Atrackon de aquellos!

La primera vez que salieron a vender sus sánguches les fue tan bien que repitieron la experiencia hasta que unos vecinos los denunciaron y se quedaron con la producción lista.

La primera vez que salieron a vender sus sánguches les fue tan bien que repitieron la experiencia hasta que unos vecinos los denunciaron y se quedaron con la producción lista. Felizmente lograron filtrarse a una fiesta y vendieron todo recuperando así su inversión. Este es el recuerdo que tienen de sus inicios Daniela Montesinos y Gustavo Velarde Sosa, dueños de Atrackon.

¿Qué significa Atrackon?, nos preguntamos. La respuesta no se dejó esperar: significa un camioncito de comida cargado de sánguches de lomo montado, de chicharrón, de anticucho y también el favorito solomillo de cerdo a la parrilla glaseado en fresa y rocotos de huerta.

¿Rocotos? Sí señoras y señores, Daniela y Gustavo trabajan nada menos que en la Ciudad Blanca, pero ahora alistarán maletas y emprenderán el viaje a Mistura 2015.

Ella es chef y él estudió negocios en Australia. Ambos se conocen desde el colegio y confiesan que son enamorados desde los 14 años. Es seguramente desde momento en que comenzaron sus sueños de amor y… comida.

Cuando el padre de ella les regaló un furgón del año 1969, a ella se le ocurrió la idea del restaurante móvil y empezaron a comprar todos los implementos. Luego encontraron un camión más adecuado para el negocio.

Ya con el camioncito en la ruta se dieron cuenta de los enormes baches que significarían los permisos municipales. Dos años de lucha constante, de retiros intempestivos y una que otra sanción por fin consiguieron el apoyo de la municipalidad de Cayma tras participar en un concurso de emprendimiento a nivel nacional.

El alcalde de esa localidad, Herberth Zuñiga, les dio cabida y lo hizo con estas sabias palabras: “¿De que sirven las ideas innovadoras si es que nadie apoya a los que las hacen?, negarles el apoyo a jóvenes emprendedores, es prácticamente cortarles las alas y retrasar el desarrollo de la ciudad”. ¡Bingo!

Ahora ya nadie los corre de las calles, al menos en Cayma, e incluso piensan en hacer crecer el negocio, pero no con un local propio sino con otros camioncitos. Sin embargo, antes de tomar ese camino, emprenderán la ruta por la Panamericana rumbo a Mistura 2015 para traernos solomillo de cerdo glaseado en rocoto y fresas, adobo caymeño en olla de pan y cuadril salteado gratinado en cauche de queso. ¡Que el Misti los bendiga!

ETIQUETAS: , , , , , ,

BOLETÍN MISTURERO

Subir al inicio

Por favor rota tu celular