Premiaciones

El Rocoto de Oro / Golden Rocoto

El Rocoto de Oro es para nosotros, la Sociedad Peruana de Gastronomía, el valor más alto del quehacer gastronómico; es un homenaje a aquellos hombres y mujeres que entregan su esfuerzo al cuidado de nuestra biodiversidad.

En presencia de productores agropecuarios, pescadores artesanales, comparsas y mucha alegría entregaremos este reconocimiento, como todos los años, a personalidades y organizaciones que tienen estrecha relación en la producción, preservación, transformación, y difusión de nuestros recursos.

En esta ocasión los criterios de selección se basaron en la trayectoria, el reflejo del esfuerzo asociativo (cuando se trata de productores), lo orgánico o asociado al esfuerzo de preservar nuestra biodiversidad, y la calidad del producto.

Ellos son los premiados de este año:

  • La Asociación Distrital de Productores de Camu Camu de Yarinacocha – ADIPROCAY.
  • Miyaray Benavente, miembro del consejo directivo de Alternativa, institución orientada a la seguridad alimentaria.
  • Francisco Ojeda, productor miembro de la Asociación de Productores del Valle de Asia.
  • Juan Rheineck, presidente de la Empresa Municipal de Mercados – EMMSA, por dotar a Lima de un moderno centro de abastos, luego del desalojo en La Parada.
  • Martina Ccama, productora ecológica de Espinar, Cusco.
  • María Fernández, agricultora de Lamud, Amazonas, y que también destacó en la categoría de cultivo de productos emblemáticos, por sus saludables insumos.
  • Leandro Pinto (85) y Clementina Guillermo (86), de Curibaya, Tacna, en la categoría de cultivo de productos agrarios en andenes.

—-

For us at the Sociedad Peruana de Gastronomía, the Golden Rocoto represents the greatest distinction in the world of culinary arts. It honors the men and women who strive to care for our biodiversity.

During a major event where all fair participants are in attendance, we will present this award to the individuals and organizations that are dedicated to the production, preservation, transformation, and dissemination of our resources.  

The award is given on the basis of an individual or organization’s past work, ethical principles, effort, preservation of biodiversity, product quality, and a calling to serve, attributes that past winners of the Golden Rocoto have demonstrated.

 

Premio Teresa Izquierdo / Teresa Izquierdo Award

El Premio Teresa Izquierdo, instaurado por la Sociedad Peruana de Gastronomía en Mistura 2012, rinde homenaje a la cocina popular de nuestro país, que se inicia en las maravillosas manos de mujeres emprendedoras, luchadoras, que en base a su sazón y esfuerzo, sacan adelante a sus familias a través de negocios gastronómicos. El premio recibe el nombre Teresa Izquierdo en reconocimiento a una de las cocineras más queridas de nuestro país: Mamá Teresa, quien en vida fue una cocinera popular de inigualable sazón que, a través de sus potajes, logró mantener a su familia.

Apega considera que no hay mejor forma de rendirle homenaje a Mamá Teresa que poner en valor su enseñanza de vida. Teresa Izquierdo fue una mujer empeñosa, trabajadora y dulce. Nos queda seguir su ejemplo y recordar su enseñanza.

Además, el Concurso tiene como base un Convenio con la Municipalidad de Lima orientado a promover Lima como Capital Gastronómica de América al 2021, y a promover la gastronomía popular y espíritu emprendedor de las mujeres de Lima.

Ellas son nuestras ganadoras:

  • Nery Martínez, quien lleva 32 años tras los fogones. La popular Tía Cachetes agradeció entre lágrimas “haber llegado a donde nunca pensé llegar” y se mostró alegre por ser “el orgullo y el ejemplo de sus [siete] hijos”. Doña Nery, que vende locro de quinua en el Mercado Mayorista de Santa Anita, terminó diciendo que seguirá trabajando hasta que Dios le dé fuerza, “porque las mujeres peruanas somos chamba”.
  • Mariana Reyes (42 años y madre de cuatro hijos), quien vende carapulca y tamales en la puerta de la municipalidad de Villa María del Triunfo. La cocinera ancashina, que llegó a Lima a los 24 años, contó, tímida y sonriente, el secreto detrás de sus platos: “cantar feliz mientras cocino”.
  • Gloria Silva, creadora de queques famosos en Gamarra y el mercado número 2 de Surquillo. Sus originales preparaciones, hechas con ají panca, mashua y quinua; la han llevado de vender con una carretilla en la calle a iniciar su propia empresa de catering.

—-

The Sociedad Peruana de Gastronomía initiated the Teresa Izquierdo Award during the 2012 Mistura to honor the traditional cuisine of our country, which begins with the expert hands of energetic women who, through their cooking skills and business sense, support their families. We named the prize after Teresa Izquierdo as a means of recognizing one of our dearest chefs who, during her lifetime, dedicated herself to preparing traditional Peruvian dishes that had a special touch of flavor found nowhere else, selling her food in order to maintain her family.

APEGA believes that there is no better way of honoring Teresa Izquierdo than by highlighting her life’s work and teachings. She was a persevering, hardworking, and sweet woman whose example we should lift up as a model to follow.

In addition, this award is supported by an agreement with the government of Lima for promoting the city as the Culinary Capital of the Americas by 2021 as well as encouraging traditional foods and the hardworking spirit of the women of Lima.

Who was Teresa Izquierdo?

She was a master chef and a pillar of our traditional cuisine, recognized by her peers as an outstanding practitioner of the culinary arts.

Her mother was her first teacher, and she brought up Teresa in the kitchen, imparting to her all the wisdom she had accumulated from her life in Cañete, a town south of Lima. When Teresa was just eight years old, she had to replace her mother as the cook at a restaurant on Avenida Arequipa in Lima to support the family. In 1960, she started her own small business, selling anticuchos, picarones (a doughnut-like pastry), cau cau (cow stomach stew), and beans with seco de carne (cilantro roast beef) at cock fights. This last one became her signature dish in La Molina. On April 26, 1978, she opened her restaurant, El Rincon que no Conoces, in the district of her birthplace, Lince, where she lived for 77 years.